Al pensar en planificar una casa, es fundamental definir no solo su estilo arquitectónico, sino todo lo que implicará su inversión. Los detalles estructurales, las elecciones estéticas, la definición de la fachada, los revestimientos e incluso el modelo de cubierta deben ser estudiados y discutidos con el profesional responsable, quien también debe estar a cargo de analizar toda la estructura del terreno.

Hay muchas variables importantes a considerar. Lo ideal es pensar en un proyecto atemporal, para evitar hacer muchos cambios en el futuro. Hoy en día, por ejemplo, las casas tienen forma de cubos apilados, asociados a un pórtico. A destacar: techos de doble altura, amplias puertas de entrada y grandes fachadas acristaladas.

El uso de algunos materiales diferentes puede proporcionar una arquitectura robusta y moderna para la casa.

Techos

La cubierta metálica ha sido muy utilizada en proyectos residenciales modernos, ya que ofrece extrema resistencia, durabilidad y cobertura eficiente, pudiendo alcanzar hasta 10 años de uso manteniéndose en buenas condiciones. Es sin duda una opción ventajosa y más económica. Un techo de metal debe durar tanto como la casa, sellando el agua y sobreviviendo a los fuertes vientos. El metal también es resistente al fuego, el moho y los insectos.

Los techos de metal pueden estar hechos de diferentes metales, incluyendo aluminio, aluminio revestido/aleación de zinc, acero revestido y cobre. La elección del material está influenciada por el clima, la estética y también por el propio presupuesto.

Es importante consultar al fabricante para establecer qué producto es el más adecuado para el tipo de proyecto.

Algunos tipos de materiales metálicos para techos se pueden aplicar sobre un techo existente sin necesidad de decapar o soporte estructural adicional.

Desde la logística hasta la instalación, los techos de metal son generalmente rápidos y fáciles de instalar. Según el sistema de techo y el método de costura, es posible que tenga sujetadores expuestos o no.

Tornillos para tejas metálicas

Aunque no lo parezca, los tornillos son de gran importancia a la hora de instalar el techo. Representan la menor parte del presupuesto para la instalación de tejas metálicas, pero si no son las adecuadas y de buena calidad, pueden comprometer el proyecto, llegando incluso a generar riesgos.

Un producto inadecuado puede dañar el sellado, abollar la baldosa y causar otros problemas futuros, como filtraciones.

Los techos con sujetadores expuestos son particularmente vulnerables a una instalación incorrecta. Es fundamental asegurarse de que las instrucciones del fabricante se sigan con precisión.

Si se introducen tornillos en las superficies planas (en lugar de voladizos), el agua de lluvia puede correr por el techo y filtrarse en los orificios de los tornillos.

Comprar tornillos adecuados para el tipo específico de diseño de techo e instalarlos correctamente, teniendo en cuenta el sellado alrededor de las cabezas de los tornillos y las cantidades requeridas, es la forma de garantizar una cobertura efectiva.

Si tiene dudas sobre cómo elegir el tornillo ideal para su cubierta, póngase en contacto con nosotros.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad